FERESA AV 120

Feresa AV 120

A comienzos de 1986, la Fábrica Entre Ríos de Engranajes S.A. (FERESA), encaró el proyecto de producir un camión de hasta 4 toneladas de buenas prestaciones y confortable.

El diseño estuvo a cargo de Oreste Berta, quien trabajó junto a técnicos de FERESA. Un año más tarde, el prototipo del futuro AV 120 estaba terminado para ser sometido a pruebas a lo largo de 150.000 km. Los primeros resultados fueron muy satisfactorios.

Posteriormente, se realizaron otros dos prototipos y comenzaron los trabajos para la producción seriada en la planta que la empresa poseía en el Parque Industrial General Belgrano de la ciudad de Paraná, Entre Ríos.

El FERESA AV 120 estaba equipado con el motor Perkins 6PA305, de 6 cilindros y 102 hp, o bien el Perkins 6FA305 de 110 hp. El impulsor se montaba sobre un chasis de tipo escalera remachado, para sistema pesado, con formato rectilíneo.

La cabina era de tipo monocasco, rebatible a 57 grados y construida en PRFV. Su diseño de configuración frontal se destacaba por su concepción aerodinámica y un gran ángulo de visibilidad.

El bajo coeficiente de penetración aerodinámico le permitía un reducido consumo de combustible. Al respecto, el fabricante consignaba un consumo de 6,2 km/litro a un régimen regular de 85 km/h. La caja de cinco marchas le posibilitaba mantener una velocidad crucero de 100 km/h, sin mayores esfuerzos para el impulsor, en tanto que podía alcanzar una velocidad máxima de 125 km/h. También aseguraba el fabricante un buen torque a bajas revoluciones, lo cual le otorgaba una mayor economía y un menor cambio de marchas en el tránsito ciudadano.

El producto entrerriano era el único camión de producción nacional equipado con frenos a disco en las ruedas delanteras y traseras.

Completo equipamiento

El FERESA AV 120 incorporaba de serie un volante de dirección con distintas posiciones y un panel de instrumentos completo con indicadores ópticos. Como equipamiento opcional, se incluía una computadora de a bordo, también producida en Paraná, destinada a servir de ayuda al conductor, indicando en forma auditiva y visual la aparición de alguna falla. Por medio del teclado se podían obtener datos útiles de marcha, como ser: consumo instantáneo, autonomía, tiempo transcurrido desde el arranque del motor, velocidad promedio, temperatura exterior, etc. Mediante funciones de alarma anunciaba falta de presión de aceite en el motor, exceso de temperatura, nivel inadecuado del líquido de freno, control de freno y antirrobo con el motor detenido.

Feresa AV 120
Vistas del camión Feresa AV 120 con sus dos largos disponibles.

Con la misma cabina, el camión se ofrecía en dos largos de chasis, 4840 mm para la versión corta y 6240 mm para la larga.

La apertura de las importaciones de comienzos de los años 90 evidenció el retraso tecnológico de las mecánicas adoptadas por el FERESA AV 120. Imposibilitado de competir con los productos extranjeros, la producción del camión fue discontinuada en 1994.

Nota relacionada

Historia del camión FERESA 120 AV. Ver nota